viernes, 10 de enero de 2014

Yo nunca diría que es tu culpa que ya no mantengamos ningún contacto. Es mi culpa, por su puesto. No lo hace menos deprimente.